Autorizaciones de Residuos

¿por qué realizar las gestiones para la obtención de autorizaciones en materia de residuos?

La regulación en materia de residuos tiene por objeto impulsar medidas que prevengan su generación y mitiguen los impactos adversos sobre la salud humana y el medio ambiente asociados a su  gestión y mejorando la eficiencia en el uso de los recursos. Es por ello que las administraciones públicas con competencias en la materia establecen un conjunto de requisitos legales y de documentación a presentar a fin de obtener la autorización para la realización de cualquier tratamiento, gestión y transporte de residuos, estando penado por ley realizar dichas gestiones sin su correspondiente autorización.

Definiciones

Cualquier persona física o jurídica cuya actividad produzca residuos (productor inicial de residuos) o cualquier persona que efectúe operaciones de tratamiento previo, de mezcla o de otro tipo, que ocasionen un cambio de naturaleza o de composición de esos residuos

Toda persona física o jurídica que organiza la valorización o la eliminación de residuos por encargo de terceros, incluidos los agentes que no tomen posesión física de los residuos

Toda persona o entidad, pública o privada, registrada mediante autorización o comunicación que realice cualquiera de las operaciones que componen la gestión de los residuos, sea o no el productor de los mismos.

Toda persona o entidad que transporte residuos con carácter profesional.

¿Quién necesita autorización?

Requiere su correspondiente autorización ambiental: 

  • Las instalaciones donde se realicen actividades de tratamiento de residuos peligrosos, incluido el almacenamiento en el ámbito de la recogida en espera de tratamiento, así como la ampliación, modificación sustancial o traslado de dicha instalación, excepto las incluidas en el ámbito de aplicación de la Ley de prevención y control integrados de la contaminación.
  • Las personas físicas o jurídicas para realizar una o varias operaciones de tratamiento de residuos peligrosos (gestores de tratamiento).
  • Los sistemas colectivos de responsabilidad ampliada del productor del producto peligroso.

Requiere su correspondiente autorización ambiental: 

  • Las instalaciones donde se realicen actividades de tratamiento de residuos no peligrosos, incluido el almacenamiento en el ámbito de la recogida en espera de tratamiento, así como la ampliación, modificación sustancial o traslado de dicha instalación, excepto las incluidas en el ámbito de aplicación de la Ley de prevención y control integrados de la contaminación.
  • Las personas físicas o jurídicas para realizar una o varias operaciones de tratamiento de residuos no peligrosos (gestores de tratamiento).
  • Los sistemas colectivos de responsabilidad ampliada del productor del producto no peligroso.

Cualquier persona física o jurídica (aunque no tenga centros de producción, tratamiento o medios de transporte) que se dedique a organizar la gestión de residuos a organismos públicos y/o privados, mediante la figura de “agente” debe obtener su correspondiente autorización ambiental.

Cualquier persona física o jurídica cuya actividad conlleve cualquier tipo de traslado profesional de residuos, ya sean de tipo peligroso o no peligroso, debe obtener su correspondiente autorización para la realización de la actividad de transporte de residuos.

Requieren una comunicación inicial:

  • La instalación, ampliación, modificación sustancial o traslado de industrias o actividades que produzcan residuos peligrosos, o que generen más de 1000 t/año de residuos no peligrosos, excepto las incluidas en el ámbito de aplicación de la Ley de prevención y control integrados de la contaminación.