Teletrabajo bajo la lupa ambiental: ¿Es el trabajo en remoto tan sostenible como creemos?

Teletrabajo bajo la lupa ambiental: ¿Es el trabajo en remoto tan sostenible como creemos?

La pandemia trajo consigo que el trabajo remoto fuera tomado más en cuenta por las empresas en todo el mundo. ¿Pero realmente es el trabajo remoto tan sostenible como creemos? ¿Cuáles son las ventajas de sostenibilidad que ofrece el trabajo a distancia?

Estas son algunas de las preguntas que han surgido con el inicio de una mayor transición hacia lo digital que ha tenido lugar a nivel mundial. Por esta razón, vamos a conocer más sobre esta modalidad de trabajo que se ha vuelto cada vez más implementada por diversas empresas.

Desde GAIAmbiente estamos especializados en auditar y ayudar a las empresas a cumplir con sus objetivos ambientales y rebajar su huella de carbono, y en este cambio tan importante que ha vivido el mundo laboral, el teletrabajo también ha supuesto cambios en la forma de medir su impacto, algo que repasamos a continuación.

Empecemos por el principio: qué se entiendo y qué no por trabajo en remoto

El trabajo remoto, también llamado trabajo a distancia, es una modalidad de trabajo que puede llevarse a cabo desde cualquier ubicación, siempre que se cuente con una computadora y conexión a internet. 

Esta modalidad de trabajo es una alternativa flexible a las jornadas laborales tradicionales que se realizan en la oficina, ya que no requiere que el trabajador se presente de manera presencial. Esto significa, que ya sea desde casa o desde cualquier otro sitio, las personas pueden ser productivas y tener la libertad de organizar su jornada de trabajo y sus horarios como mejor les parezca.

Los trabajadores remotos tienen la ventaja de ahorrar tiempo al no tener que desplazarse hasta una oficina física. Esto permite que sea posible completar las tareas de forma más fácil y sencilla, ya que se obtiene una flexibilidad y beneficios que la modalidad de trabajo tradicional no ofrece.

Cuáles son las ventajas del trabajo remoto

Trabajar en remoto tiene numerosas ventajas. Una de las principales es evitar el tráfico y miles de desplazamientos con tal de llegar a tiempo a la oficina, lo que es un plus maravilloso. Pero vamos a ver cuáles son los principales beneficios del trabajo a distancia:

  • Los trabajadores remotos tienen mayor flexibilidad en los horarios.
  • Es posible organizar el tiempo de trabajo para ser más productivos.
  • Las personas pueden equilibrar su tiempo de trabajo con un espacio para hacer ejercicio en casa, tomar un descanso para almorzar algo más saludable o tomar una pequeña siesta.
  • Puedes escoger trabajar desde el escenario que prefieras: desde casa o incluso desde otro país diferente al de la empresa contratista.
  • A los empleadores les permite contratar al personal más adecuado para los perfiles vacantes sin estar limitados por la ubicación.

Sin embargo, no todas las áreas de trabajo son compatibles con este tipo de modalidad. También hay personas a las que les resulta complicado trabajar desde casa, ya que no logran separar las horas de trabajo del tiempo personal. A esto se suma que muchas personas sienten que este tipo de modalidad laboral no les permite interactuar con sus compañeros de trabajo.

Aunque en general, la mayoría de los trabajadores que tienen la posibilidad de trabajar en remoto prefieren esta opción a la tradicional. Además de que las empresas están tomando cada vez más en consideración la modalidad de trabajo a distancia como parte de la adaptación a lo digital.

¿El trabajo remoto ofrece ventajas o desventajas en términos de sostenibilidad?

A pesar de que el trabajo en remoto parece tener muchas ventajas, cuando hablamos de sostenibilidad las cosas no son tan beneficiosas. Se piensa que trabajar en remoto ayuda a reducir las emisiones contaminantes, debido a que se reemplaza la necesidad de que millones de personas viajan diariamente hasta su lugar de trabajo, pero la realidad es un poco diferente.

Está comprobado que luego de la pandemia, el nivel de emisiones contaminantes regresó a la normalidad, aún cuando gran parte de los empleados han continuado laborando desde casa. Y esto se debe a que la verdadera sostenibilidad del trabajo remoto depende del empleado.

Si bien hay factores que benefician a la sostenibilidad, como el ahorro de electricidad de las oficinas, existen otros aspectos que no son tan sencillos de regular. Por ejemplo, al trabajar desde casa se aumenta el número de dispositivos conectados, además de que los contenedores de reciclaje de la oficina no están disponibles en casa.

Otro aspecto que puede afectar la sostenibilidad es el incremento de los viajes y uso de equipos electrónicos, que a su vez aumenta el consumo de energía. Esta es la otra cara de la moneda que no debe ignorarse debido al impacto negativo que tiene en el efecto invernadero.

Pero esto no quiere decir que sea imposible lograr un equilibrio entre esta modalidad de trabajo y el medio ambiente. El trabajo remoto y la sostenibilidad pueden ser compatibles siempre y cuando la empresa incentive a los trabajadores a adquirir hábitos sostenibles desde casa.

Por ejemplo, proporcionar a los empleadores equipos que ofrezcan un consumo de energía adecuado, ofrecer alternativas de viajes ecológicos a sus empleados, ayudar a sus trabajadores a comenzar a reciclar tanto sus viejos equipos tecnológicos como los residuos de su hogar.

Los beneficios de sostenibilidad del trabajo remoto son muchos, pero lo más importante es tener conciencia de la manera en la que trabajar desde casa puede ayudar al mundo a ser más sostenible. Solo de esta manera será posible ser respetuoso con el medio ambiente simplemente con cambiar los hábitos de trabajo.

Por

Leave a Reply

Your email address will not be published.