Análisis de Ciclo de Vida

La sociedad exige cada vez más la validación de criterios de sostenibilidad claros a la hora de adoptar diferentes opciones de compra, en el marco de este concepto, es esencial dotar de información clara y fiable que informe a los consumidores acerca de las condiciones ambientales de un determinado producto o servicio, esto incluye conocer cuales son las materias primas del mismo, los consumos de materiales y energéticos asociados a su fabricación y distribución y las condiciones de generación de residuos, entre otros aspectos.

Para ello, el análisis de ciclo de vida proporciona una información fiable con respecto a estos aspectos, que puede ser validada por organismos externos bajo normas acreditadas como la UNE-EN ISO 14040.

¿Por qué realizar un análisis y/o certificación de Ciclo de Vida?

El análisis y/o certificación del Análisis de Ciclo de Vida de un producto proporciona beneficios importantes tanto a la organización como a la sociedad, con el mismo se consigue conocer mejor su producto, su cadena de producción, reducir su impacto ambiental y mejorar la toma de decisiones. Por otro lado, con respecto a los posibles clientes de la organización, se mejora la imagen de la empresa y su trasparencia hacia el mercado, al reforzar el compromiso de mostrar la sostenibilidad.

¿Cómo realizamos un Análisis de Ciclo de Vida?

Fase 1: Definición de objetivos y alcance

En esta fase, se estiman los objetivos del Análisis de Ciclo de Vida (ACV) y se delimita claramente el alcance del estudio. Se define el propósito del ACV y se identifican las funciones clave del producto o servicio a analizar, estableciendo así los límites del sistema.

Fase 2: Realización del inventario

Durante esta fase, se recopilan todos los datos relacionados con las entradas y salidas del producto o servicio en estudio. Se incluyen materias primas, energía, emisiones, residuos, entre otros. Para organizar y calcular este inventario, se emplean herramientas informáticas como SimaPro, que facilitan la gestión eficiente de la información recopilada.

Fase 3: Evaluaciones de impacto

En esta fase, los datos del inventario realizado se utilizan para evaluar los impactos ambientales y sociales asociados con el producto o servicio analizado. Se aplican factores de caracterización y se examinan los resultados para comprender los efectos en términos de sostenibilidad. Es en esta etapa donde las herramientas informáticas juegan un papel clave al facilitar cálculos complejos y análisis detallados.

Fase 4: Interpretación y comunicación de resultados.

Se analizan, presentan de manera comprensible los resultados del Análisis de Ciclo de Vida (ACV). Identificando áreas críticas y evaluando opciones de mejora, esta fase proporciona información clave para la toma de decisiones informada y la implementación de estrategias de sostenibilidad. La comunicación transparente, a través de informes o etiquetas ambientales, es esencial para compartir hallazgos con partes interesadas internas y externas, fortaleciendo la conciencia ambiental y respaldando el compromiso con prácticas sostenibles.

Fase 5: Certificación (voluntaria)

La certificación proporciona reconocimiento internacional y valida la conformidad del estudio con los estándares reconocidos, aumentando así la credibilidad de los resultados. Dicha certificación puede adaptarse bajo la norma UNE-EN ISO 14040 Gestión ambiental. Análisis del ciclo de vida. Principios y marco de referencia. 

¿Por qué elegir a GAIAMBIENTE?

Trato personalizado y sin límite de visitas
Apoyo y asesoramiento durante todo el proceso
Sistema adaptado al tipo de cliente
Relación 100% confidencial
Pídanos presupuesto