La necesidad de políticas para adoptar una economía circular

La necesidad de políticas para adoptar una economía circular

El sistema lineal de nuestra economía actual consistente en la extracción, fabricación, utilización y eliminación de productos está alcanzando sus límites. Esto está provocando que el agotamiento de los recursos naturales y los combustibles fósiles comience a ser una realidad. En contraposición a este sistema lineal la economía circular se hace cada vez más fuerte. Siendo esta un concepto económico incluido en el marco del desarrollo sostenible.

El objetivo de la economía circular consiste en implantar una economía basada en el principio  de “cerrar el ciclo de vida” de los productos. Dicho de otra forma, producir bienes y servicios a la vez que se reduce el consumo y el desperdicio de materias primas, agua y energía. La economía circular supone, por tanto, una intersección de los aspectos ambientales y económicos.

El principio fundamental de la economía circular es la utilización de los residuos de unos como materia prima de otros, reduciéndose drásticamente tanto la generación de residuos como la extracción de nuevos materiales y materias primas. Además, dentro de este concepto se engloban otros principios como considerar los impactos ambientales a lo largo de todo el ciclo de vida de los bienes y servicios, priorizar el uso a la posesión y la prestación de un servicio frente a la venta de un bien, la reparación de los productos estropeados y por último la reutilización y el reciclaje.

Apostar por la economía circular es el futuro

La puesta en práctica de estos principios conlleva un gran número de beneficios tanto para el medio ambiente como para la sociedad, ya que la economía circular también es considerada como un punto clave la inclusión social. Entre estos beneficios destacan:

  • Disminuir del uso de los recursos, reducción de la producción de residuos y limitación del consumo de energía.
  • Contribuir a la creación de riqueza y empleo.
  • Permitir obtener una ventaja competitiva en el contexto de la globalización, ya que disminuye la dependencia de unos suministros externos e inciertos.
  • Abrir la perspectiva a un crecimiento sostenible y duradero.

A pesar de que la economía circular conlleva tantos beneficios, aún no está implantada de forma estable en todo el mundo. Parte de la respuesta a esta pregunta es que las empresas por si solas pueden carecer de información, confianza y capacidad para implantar este tipo de economía. A ello hay que sumarle que el sistema financiero no suele ofrecer inversiones para los modelos de gestión innovadores. Esto se debe a que los consideran arriesgados y complejos. De esta forma, la economía se mantiene bloqueada en el sistema lineal.

Por otro lado, los hábitos de consumo tradicionales también obstaculizan el desarrollo de nuevos productos y servicios. Vivimos en una situación en la que los precios no reflejan los costes reales de la fabricación y utilización de los productos. A pesar de ello, afortunadamente, la sociedad y los políticos están despertando dando lugar a la existencia, cada vez mayor, de legislaciones y modelos de negocio encaminados al desarrollo de una economía respetuosa con el medio ambiente.

Asistencia técnica para la elaboración de proyectos

Desde GAIAMBIENTE asistimos a las empresas y organismos públicos en las diferentes fases del proyecto, aumentando de forma significativa el porcentaje de éxito de los proyectos europeos con los que colaboramos.