Recordando algunas aportaciones de mujeres científicas al medio ambiente

Recordando algunas aportaciones de mujeres científicas al medio ambiente

Hoy es 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer. Hoy es el día que se pone de manifiesto que todas las personas somos iguales, independientemente de nuestro género, y, por tanto, nos merecemos un trato equitativo. Para conseguir ese futuro de igualdad de derechos, en el que no haya ni estereotipos, ni estigma de ninguna clase, ni violencia de género hay que trabajar día a día. Cada vez estamos más cerca de conseguirlo, pero aún queda mucho camino por delante. Hace falta que cada vez haya más mujeres en los consejos de dirección de las empresas, en los gobiernos de los países y en los laboratorios de investigación. Es necesario dejar de relacionar ciertos estudios o responsabilidades únicamente con los hombres. Hay que cambiar la mentalidad. Cada persona puede dedicarse a lo que quiera y ser toda una excelencia en su campo. Precisamente, nos gustaría celebrar el Día Internacional de la Mujer de este año recordando a algunas mujeres científicas que con sus estudios ayudaron a que todos comprendiésemos mejor el medio ambiente y nos preocupásemos más por ello.

Rachel Carson

Rachel Carson fue una bióloga marina y zoóloga estadounidense que nació en Springdale, Pennsylvania, en 1907. Su obra más relevante fue Primavera Silenciosa (Silent Spring), en ella advertía de los efectos nocivos que tenían los insecticidas en la naturaleza y en nosotros. Rachel Carson vivió en una época en la que la sociedad pensaba que estaba por encima de la naturaleza. Se dio cuenta de que cada vez más productos químicos peligrosos se encontraban en la naturaleza. De hecho, en Primavera Silenciosa se refirió a esta cuestión en estos términos:

[…] Se han encontrado en peces en remotos lagos de montaña, en lombrices enterradas en el suelo, en los huevos de los pájaros y en el propio hombre, ya que estos productos químicos están ahora almacenados en los cuerpos de la vasta mayoría de los seres humanos. […]

Primavera Silenciosa fue el último libro que escribió, y que se publicó por entregas en la revista New Yorker en 1962. Anteriormente había escrito Under the wind en 1941, su primer libro sobre el mar, que obtuvo buenas críticas pero escasas ventas, The sea around us en 1951 y The edge of the sea en 1955, consiguiendo ambas publicaciones excelentes ventas. En ellos mostró un estilo de escritura alegre, tierno y sosegado. Fue en Primavera Silenciosa donde su estilo cambio a uno más denso, sobrio y, sobre todo, menos optimista. En 1960 fue diagnosticada de cáncer de mama y falleció en 1964 debido a complicaciones con el tratamiento. Actualmente, Rachel Carson es conocida por sus aportaciones científicas para la preservación del medio ambiente.

Mujeres científicas

Kono Yasui

Kono Yasui fue una bioquímica japonesa que nació en la prefectura de Kagawa en 1880. A pesar de haber nacido en una cultura tan sexista como la japonesa, su familia le animó a que persiguiera su pasión, independientemente de que entrase con las normas de género de su sociedad. Fue la primera mujer en publicar un artículo científico en una revista japonesa. De hecho, lo publicó mientras aún estudiaba en la Escuela Normal Superior de Mujeres de Tokio. Comenzó a trabajar en dicho centro como profesora asistente, y aunque los recursos que disponía para investigar, su pasión, eran extremadamente limitados pudo comenzar a estudiar la citología vegetal y publicar sus hallazgos en 1911 en una revista botánica de Reino Unido. Fue la primera mujer japonesa que publicó en una revista científica extranjera.

Consiguió hacer carrera estudiando en la Universidad de Chicago y en la Facultad Radcliffe. Allí comenzó a estudiar sobre el carbón, materia sobre la que seguiría investigando en su regreso a Japón. Mediante un análisis cuidadoso de muestras de carbón, descubrió seis especies de plantas antiguas y ayudó a desentrañar los procesos mediante los cuales las plantas vivas se transforman en carbón. En 1927, la Universidad Imperial de Tokyo reconoció sus investigaciones otorgándole un doctorado en ciencias, siendo la primera mujer japonesa en obtener uno.

Junto a Chika Kuroda, estableció la Beca Yasui-Kuroda para apoyar a las mujeres que estudian ciencias naturales, para que cada vez haya más mujeres científicas, y rebautizó la Escuela Normal Superior de Mujeres de Tokio como Universidad Ochanomizu, donde ejerció como profesora investigadora. Allí se dedicó a estudiar la genética de plantas y los efectos de la lluvia radiactivas en las plantas hasta 1952, año en que se retiró. Falleció en 1971.

Mujeres científicas

Montserrat Soliva Torrentó

Montserrat Soliva Torrentó fue una química española que nació en Torres de Segre, Lérida, en 1943. Se tituló en Ciencias Químicas por la Universidad de Barcelona. Posteriormente, se doctoró en el Instituto de Biología Fundamental por la Universidad Autónoma de Barcelona. Durante 32 años estuvo trabajando como profesora de la Escuela Superior de Agricultura de Barcelona de la Universidad Politécnica de Cataluña. Se especializó en compostaje y en la caracterización, diagnosis y aplicación al suelo de residuos orgánicos. Su investigación tenía como objetivo preservar y mejorar el medio ambiente, proteger el suelo e incrementar la productividad agraria.

Considerada como una de las máximas autoridades estatales en el ámbito del compostaje su aportación al medioambiente abarcó un gran espectro de campos. Por un lado, como docente en la universidad, dirigió más de 150 proyectos de final de carrera relacionados con sus estudios. De igual forma, participó en numerosos proyectos de investigación de la universidad. Por otro lado, asesoró tanto a empresas como a administraciones públicas en temas relacionados con tratamientos de residuos. Además, cuenta con numerosas publicaciones científicas y de divulgación. En 2012 recibió el premio Medio Ambiente a su trayectoria como investigadora de parte de la Generalitat de Catalunya. Se reconocieron así 36 años de servicio a la agricultura y a la protección y mejora del medio ambiente. Montserrat Soliva Torrentó falleció en 2019.

Mujeres científicas

Por muchas más mujeres científicas que pongan su granito por ayudar al medioambiente

Con esta entrada buscamos picarte un poquito la curiosidad. Que quieras buscar qué otras mujeres científicas han aportado su granito de arena para que nuestro planeta sea un lugar mejor donde vivir. ¿Sabes lo mejor? Que no hay que rebuscar para encontrar a grandes mujeres que aportaron y aportan su granito de arena. Pero el medio ambiente no sólo vive de mujeres científicas que dedicaron su investigación al medio ambiente, también existen grandes profesionales que se dedican día a día en su protección. Profesionales como Asunción Ruiz, directora ejecutiva de la Sociedad Española de Ornitología, Dolores Romano, responsable de politicas de sustancias quimicas de Ecologistas en Acción, o Sonia Castañeda, subdirectora de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, entre muchas otras mujeres.

Como ves, hay cientos de mujeres increíbles que se preocupan por el medio ambiente. El trabajo de todas estas mujeres, así como la inmensa cantidad que no hemos mencionado en esta entrada, sigan con nosotros o hace tiempo que nos han dejado, ha sido y es muy importante para nuestro planeta. Desde GAIAMBIENTE nos gustaría mostrar nuestra admiración y nuestro agradecimiento. ¡Muchísimas gracias de corazón 💚 !

Asistencia técnica para la elaboración de proyectos

Desde GAIAMBIENTE asistimos a las empresas y organismos públicos en las diferentes fases del proyecto, aumentando de forma significativa el porcentaje de éxito de los proyectos europeos con los que colaboramos.